Prevención de Riesgos Laborales, durante el Embarazo

 

La Protección de la maternidad viene regulada en el artículo 26 de la Ley 31/1995, de 8 de noviembre de Prevención de Riesgos Laborales además de otras normativas existentes destinadas a promover la conciliación entre vida laboral y personal.

Con independencia de los supuestos habituales de prevención de riesgos, el embarazo es una condición excepcional que requiere extremar la protección de la madre y del futuro hijo.

Para ello ante una situación de embarazo es obligatorio evaluar los riesgos a los que se enfrenta la mujer trabajadora y plantear si es necesario la adaptación y mejora de las condiciones laborales. 

Resultado de imagen de trabajadora embarazada

Embarazo y Trabajo

De este modo, las fases a seguir ante una situación de embarazo son:

  • Llevar a cabo una evaluación de los riesgos del puesto de trabajo en base a la circunstancia de embarazo
  • Adaptar el puesto de trabajo y las medidas preventivas necesarias para que la trabajadora pueda seguir desempeñando su labor habitual.
  • En caso de que no se puede llevar a cabo tal adaptación, la empresa deberá temporalmente cambiar a la empleada embarazada a otro puesto de trabajo compatible con su situación.
  • Si no existe un puesto de trabajo compatible con la situación de embarazo de la mujer trabajadora se llevará a cabo la suspensión de contrato por riesgo durante el embarazo mientras se sigan dando las circunstancias que imposibilitan la reincorporación de la empleada a su puesto anterior o a otro puesto compatible.

 

Principales Riesgos Laborales durante el embarazo ¿Cuáles son?

Los principales riesgos pueden ser:

Factores de riesgo generales de carácter Físico-Ergonómicos 

Bajo esta categoría se incluyen todas aquellas actividades que puedan provocar lesiones fetales  y que tienen que ver con

    • Vibraciones o movimientos bruscos.
    • Manipulación manual de cargas pesadas.
    • Ruido.
    • Radiaciones no ionizantes.
    • Condiciones climáticas extremas (frío/calor).
    • Movimientos y posturas que deban llevarse a cabo durante el desempeño del trabajo y que en función de la evolución del embarazo puedan suponer un riesgo para la salud de la mujer y su futuro hijo.
    • Desplazamientos frecuentes.

Factores de riesgo generales de carácter psicosocial

Engloba todos aquellos aspectos relacionados con la fatiga mental, el estrés, el cansancio… como por ejemplo:

    • Jornadas de trabajo más largas de lo habitual.
    • Excesivo volumen de trabajo.
    • Trabajo a turnos que puede repercutir en el cansancio y calidad del sueño de la madre.

Factores de riesgo químicos biológicos

La exposición a determinados productos químicos así como la manipulación a determinados productos suponen un riesgo para la salud de la madre y del feto por ello el Delegado de Prevención de Riesgos de la empresa deberá comprobar la lista de productos químicos a los que se expone la mujer embarazada y evitar su exposición.

Se trata de una extensa lista que puede encontrarse detallada en el RD 39/1997 sobre Reglamento de los Servicios de Prevención, en los anexos VII y VIII.

Factores de riesgo individuales:

Además de los principales factores de riesgo generales mencionados, cada mujer puede tener afecciones concretas.

En tal caso, los servicios de prevención serán los responsables de evaluar cada caso y tomar las medidas necesarias.